Updated : May 26, 2020 in 未分类

Presión a LaLiga: el Gobierno quiere fútbol gratis en residencias y hospitales

La factoría de ideas que dirige en Moncloa Iván Redondo, el plenipotenciario gurú de Pedro Sánchez, se fijó hace tiempo en el fútbol como elemento importante en el plan de desescalada social que afronta España en plena crisis por el coronavirus. La trascendencia económica del sector del balón (1,4% del PIB) y su capacidad de atracción (y distracción) para el público decidieron al Gobierno a apostar fuerte por el regreso de la Liga, a pesar de las prevenciones médicas que los expertos pusieron desde el principio.

La posibilidad de contagios en un deporte de contacto sería alta, pero el riesgo, concluyó el Ejecutivo, valdría la pena. Por eso promovió los Pactos de Viana entre la Federación y LaLiga, para que los partidos pudieran volver a la pantalla, aunque fuera sin público en las gradas. En aquella dura negociación, Irene Lozano, la secretaria de Estado para el deporte, logró introducir una cláusula «social», como definen fuentes gubernamentales, para llevar fútbol en abierto a hospitales, residencias de ancianos o centros de día. En medio de la sacudida por el coronavirus, el objetivo sería suavizar las convalecencias de la población más sensible y especialmente afectada por el impacto de la enfermedad en los últimos meses.

Desde Moncloa, al mismo tiempo, se reconoce que la petición es difícil de llevar a cabo. Es una sugerencia estética con buen fondo pero escaso recorrido. En los pasos de desescalada del fútbol, la imagen pública está siendo muy medida por las autoridades, como se ha demostrado con la gestión de los test masivos a los jugadores, primero suspendidos para no herir sensibilidades ante los sanitarios, después publicitados como ejemplo de firmeza y salud del proceso y, ahora, llevados con extrema discreción para evitar que se reabran debates demagógicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *